Día Internacional de la Mujer 2015

mujerDesde la Coordinadora Estatal de Juventudes de Unidad Progresista de la ONCE presentamos este trabajo con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de Marzo.

Pretendemos que la sociedad tome consciencia de la importancia que tiene la mujer en el desarrollo de la vida laboral y de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres que debe producirse en todos los ámbitos de la vida y en ambas direcciones.

La educación es un derecho humano y un elemento indispensable para el progreso social. El acceso pleno y en condiciones de igualdad a este derecho es un requisito fundamental para la potenciación de la mujer, y un instrumento fundamental para lograr los objetivos de igualdad de género, desarrollo y paz.

La educación es la base de toda sociedad y, por ello, a través de estas dos maestras de la ONCE, Ascensión Fernández, tras una larga trayectoria profesional a punto de jubilarse, y Lidia Aguilar, que da sus primeros pasos en el mundo de la educación, queremos mostrar las historias de dos mujeres que han dedicado sus vidas a enseñar a los demás en esta breve entrevista.

 

  1. ¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

Ascensión: El contacto con los alumnos. Ver cómo evolucionan a pesar de su discapacidad y lo que pueden llegar a conseguir.

Lidia: En el trabajo que realizo como maestra, son muchos los motivos que lo hacen gratificante, pero lo que más valoro es el poder interactuar con los alumnos y comprobar cómo con el trascurso del curso académico, van desarrollando y potenciando nuevas habilidades que les ayudan en la consecución de los objetivos propuestos.

 

  1. Si pudieras definir con una palabra (o una frase) la labor que realizas,

¿cuál sería?

Ascensión: Es difícil definirla por ser una labor muy compleja en la que es muy importante la complicidad y el trabajo con el entorno general del alumno que requiere mucha psicología para comprender y analizar el ámbito en que se mueve ¿Palabra que lo defina? MAESTRÍA.

Lidia: Poner a disposición de los alumnos los recursos educativos necesarios con el fin de que alcancen una mayor autonomía que les permita recibir una educación integrada.

 

  1. ¿Cómo defines tu situación en relación al resto de mujeres en Europa?

Ascensión: Privilegiada. Evidentemente, gracias a la ONCE.

Lidia: Realizando una valoración tanto desde una perspectiva en el ámbito educativo como laboral, creo que son múltiples los logros conseguidos en la integración en la educación de la mujer en los distintos niveles educativos en Europa, pero aún falta una gran labor por realizar para que las mujeres podamos poner en práctica estos conocimientos en el mundo laboral.

Respecto a mi situación, me gustaría que mi experiencia sirva de ejemplo para concienciar a la sociedad y animar a las mujeres a seguir luchando por alcanzar aquellas metas laborales que se propongan, sin tener en cuenta los obstáculos y las dificultades que se puedan encontrar.

 

  1. ¿Qué opinión te merece la labor que desde las instituciones públicas y

el Poder legislativo se lleva a cabo en relación a la mujer?

Ascensión: Creo que puede mejorar. Nos queda aún mucho camino por andar.

Lidia: Desde las instituciones públicas y los diferentes cambios normativos en materia legislativa que se han realizado y otros futuros que están pendientes de aprobación, en mi opinión se está consiguiendo un cambio de tendencia en la forma de contratación de las mujeres en el ámbito laboral. No obstante, considero que estos cambios normativos y de concienciación a la sociedad, surgen a raíz de una inadecuación en la escala de valores éticos que hasta hace relativamente pocos años ha existido.

 

5. ¿Crees que está lo suficientemente valorado el trabajo de la mujer hoy en día? ¿Se nos educa para valorarlo?

Ascensión: Creo que no lo está todavía. Trabajamos más y lo pregonamos menos. Siempre hay excepciones, claro. No. Todavía no se nos educa, o no educamos para valorarlo. Las mujeres más jóvenes empiezan a ganar terreno en este campo, pero aún va muy lento.

 

Lidia: Es cierto que el trabajo de la mujer está cada vez mejor valorado,  pero todavía hoy en día se pueden observar diferencias respecto a la valoración de un mismo puesto de trabajo, siendo este desempeñado por una mujer o un hombre. Creo que este criterio de valoración de la sociedad es debido a la falta de valores educativos que se ponen de manifiesto no solo en el ámbito laboral, sino también en como nos relacionamos, como nos expresamos, etc.

 

6. ¿Prefieres trabajar como maestra tradicional o como maestra de ONCE? ¿Por qué?

Ascensión: Prefiero trabajar como maestra de la ONCE y tiene una explicación muy sencilla. Yo soy afiliada, tengo una discapacidad visual severa y ello me ayuda muchísimo a comprender cómo se sienten los alumnos con discapacidades o ceguera en un aula, independientemente de las dificultades en el estudio subsanadas por suerte con la inmensa labor de la ONCE en las aulas a través de sus maestros de apoyo (entre los que me incluyo), es muy duro integrarse en un grupo en el que la mayoría de sus componentes no tiene discapacidades. Y eso, si no lo has vivido y lo vives, no resulta fácil comprenderlo.

Lidia: Siempre he tenido claro que mi puesto de trabajo tenía que estar relacionado con personas con discapacidad, a ser posible con discapacidad visual, siendo la ONCE con la figura del profesor itinerante la que ofrece la posibilidad de desempeñar este puesto. Es por ello por lo que me siento realizada trabajando como maestra de la ONCE, pudiendo así colaborar en la mejora de la educación de los afiliados.

 

7. ¿Crees que la mujer sigue estando en desigualdad con respecto al hombre en el mundo laboral?

Ascensión: En la ONCE no. Pero en la mayoría de empresas, sí. Por suerte no en todas.

Lidia: Por todos son conocidas las diferencias existentes en los distintos cargos profesionales, es cierto que en las categorías laborales de cualificación media/baja, estas diferencias son cada vez menores, siendo mas notables en los puestos de alta dirección, al comparar las condiciones laborales y las oportunidades para acceder a estos puestos entre mujeres y hombres.

 

8. ¿Cuál sería tu aportación para mejorar la situación de la mujer, y así poder hablar de igualdad de género?

Ascensión: Trabajar duramente por ello. Creer, sobre todo, en lo que haces. Valorar, no sólo mi trabajo, sino el de muchas mujeres que luchan a diario por encontrar un hueco en la sociedad en el que su labor se valore, su criterio, y sus ideas sean escuchados. Apoyar, siempre iniciativas que vengan de mujeres, motivarlas…. se puede hacer mucho aunque parezca que se hace poco y que no se avanza. Hay que seguir adelante, con pasos cortos pero firmes.

Lidia: Mi aportación la realizo diariamente, al desempeñar mi trabajo como maestra, siendo mujer, trabajadora y con discapacidad, concienciando a la sociedad, con el fin de conseguir en un futuro que la igualdad de género sea una realidad.

 

9-1. ¿Qué consejo le darías a una mujer que está dando sus primeros pasos en el ámbito educativo?

Ascensión: El primero que me dieron a mí “sentido común”. Y después, mucha paciencia, humildad (imprescindible), entusiasmo para que lo pueda transmitir al entorno del alumno. Disposición a aprender, siempre hay que estar aprendiendo, nuevas tecnologías, estrategias… y por último algo muy importante SER TÚ MISMA

1

Imagen 1 – Ascensión Fernández en un aula con una máquina Perkins y un cuaderno de apuntes escrito en Braille

9-2. ¿Qué expectativas tienes como mujer profesional para el futuro?

Lidia: Seguir teniendo la posibilidad de trabajar con alumnos y alumnas con discapacidad y poder desarrollar mi carrera profesional alcanzando nuevos objetivos como mujer trabajadora.

2

Imagen 2 – Primer plano de cuerpo entero de Lidia Aguilar

 

 

 

Juventudes de Unidad Progresista

Secretaría General Adjunta de Formación e Igualdad

Comisión de Igualdad

 

Esta entrada fue publicada en Reportajes. Guarda el enlace permanente.
Skip to top

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *